ESPAÑA PUEDE ACABAR SANGRANDO POR LA NARIZ

 España puede acabar sangrando por la nariz en Alemania por Puigdemont.

Primero, muchos medios españoles se alegraron que el fiscal exigiera una orden de detención para Carles Puigdemont y la orden de su extradición. Pero la negativa llegó inmediatamente y de forma brusca.

Los medios españoles, como El Confidencial, esperaban que Alemania entregase Puigdemont a España por rebelión (es decir, una especie de golpe de Estado), dado que el fiscal general de Schleswig Holstein da seguimiento a los comentarios absurdos y las fantasías violentas de los españoles. Este es el trabajo de un fiscal, cosa que España parece no entender, que es trabajo del fiscal acusar políticos o princesas, igual como lo es su defensa.

En lugar de alegrarse tan rápido, ya a principios de abril se podría haber analizado que estaba pasando, pues era exactamente lo mismo que ha pasado hoy.  Pero eso hubiera conducido a una valoración realista y no provocaría esta violenta alegría. En abril, el fiscal general también había representado totalmente la línea de los fiscales españoles, la que fue desmembrada en muy poco tiempo.  El tribunal regional superior asumió que los cargos de rebelión eran “desde el principio, inadmisibles”. Este fue el primer gran desastre para la represión política española.

No hay riesgo de huida

Ayer aún fué más rápido y claro. Justo unas pocas horas necesitaron los jueces de la Primera Sala Penal de la Corte Superior Regional de Schleswig Holstein (OLG) para rechazar la petición de los fiscales. Incluso el Spiegel escribe: “Difícilmente podría haber una derrota más clara de la acusación de Carles Puigdemont en su segundo intento.” OLG no ve “ninguna razón” para extender la orden de detención para Puigdemont, declarar la prisión preventiva al jefe del anterior gobierno catalán, y ponerlo de nuevo en custòdia esperando la extradición, como hubieran deseado en España. “Carles Puigdemont sigue en libertad – Tribunal de Apelación rechaza la petición del fiscal general”, es el título de la escueta nota de prensa.

La Sala Penal ha rechazado la solicitud del Fiscal General

para la reapertura de la orden de extradición contra Carles Puigdemont. ·El Tribunal Regional Superior considera que el estado actual del procedimiento no supone mayor riesgo de huida de Carles Puigdemont, por la cual, queda libre”. La Fiscalía General presentó la solicitud con la nueva información de España y cómo esto implicaría un mayor riesgo de huida. “ La Primera Sala Penal del Tribunal Regional Superior, basándose en la información presentada, no ve un mayor riesgo de huida”.

La fiscalía hacía referencia  a los vídeos proporcionados por España (todos ellos disponibles en Telepolis)). De hecho, solo en tres casos aislados, se puede reconocer una débil resistencia violenta. Pero eso está muy lejos del “levantamiento público violento” obligatorio para la rebelión. Además, a ningún miembro del gobierno se le considera implicado, dado que siempre han llamado explícitamente a la no-violencia. Por tanto, no se puede culpar a Puigdemont y sus consejeros de planificar una rebelión. La violencia  masiva no se puede apreciar en la mayoría de los videos del referéndum. En cambio, pràcticamente toda proviene de las fuerzas de seguridad españolas. Los observadores internacionales también así lo documentaron con detalle. Hablaron de una acción “de tipo militar bien planificada” contra la mayoría de los participantes pacíficos en el referéndum.

Tampoco hay violación de la paz

La decisión del tribunal es una derrota aún mayor para la Fiscalía general, y especialmente para la Corte Suprema de España. Ahora, prácticamente todas las “pruebas, documentos y videos” adicionales enviados se han desestimado. La resolución establece que la información adicional proporcionada en “eventos individuales” no ha podido cambiar el resultado.

No obstante, los jueces quieren llegar al fondo del asunto español y también la Fiscalía general, pues ni tan siquiera han podido detectar ningún incumpimiento de la paz. La Fiscalía puso en marcha esta acción, como respuesta una maniobra evasiva española que repentinamente cambió la acusación a sedición, acto que requiere menos violencia:

“No hay una responsabilidad penal, según el derecho alemán, por la ruptura de la paz una vez realizado el exámen previo. Incluso si se tuviera que asumir los enfrentamiento en algunos (de alrededor de 2.500) centros de votación por las personas directamente involucradas, podría constituir una violación de la paz, según los principios que ha establecido el tribunal federal basándose en el caso “de la pista Oest”, esto no podría ser atribuido personalmente a la persona perseguida”.

Por tanto, solo queda la duda de si los jueces verán de alguna forma un “abuso de confianza”, lo que en España es “apropiación indebida”,

dado que “supuestamente” se habría costeado el referéndum “ilegal” con el dinero de los contribuyentes. Pero esto encara está más negro para Llarena y España. El Tribunal Regional Superior también expresa considerables dudas al respecto. El material proporcionado por las autoridades españolas es “contradictorio”. Y “de acuerdo con la ley alemana el exámen de estas sospechas podría tener un resultado más que dudoso”, escribe el tribunal.

Incluso el ministro de Hacienda español hace tiempo declaró que el gobierno catalán no había pagado el referéndum prohibido con dinero público. “No se había destinado ni un euro” explicó Cristobal Montoro. De hecho, ya ni se tenía en aquel momento el control de la Hacienda catalana. La autonomía había sido intervenida incluso antes que se forzara a un gobierno impuesto.

¿La Corte Suprema retirará la orden de detención europea?

Después de los desastre en Bélgica, donde se ha rechazado definitivamente la extradición de tres ex-consejeros, el debacle en Alemania puede ser todavía peor. En Bruselas no fue necesario tratar el contenido, dado que el juez Pablo Llarena del Tribunal Supremo ni tan solo emitió una orden europea formalmente correcta. Ni siquiera corrigió las incorrecciones en la solicitud de Bélgica. Pero ahora, en Alemania se decidirá sobre el fondo, a menos que Llarena la retire rápidamente dada la falta de esperanza, como ya pasó el pasado diciembre en Bélgica.

El Tribunal Regional Superior continúa examinando detenidamente, por su parte, los procedimientos y las comprobaciones, pues España pidió conocer si las acusaciones sobre Puigdemont serían también delito en Alemania. “Es extraño” para Spiegel que este proceso dure tanto tiempo. “Según la orden de detención de la UE, los países han de decidir en un plazo de 60 días después del arresto de la persona, ya sea extraditándola o no”. Este plazo terminó el 25 de mayo. Lo que es extraño, sin embargo, es que el Spiegel lo encuentre inusual. Estos procedimientos, si son difíciles, a veces se alargan un año o más, como Telepolis ya hace tiempo está recordando.

El Tribunal Regional Superior clarifica que antes del viernes no habrá ninguna decisión. hasta ahora, la Fiscalía General ni tan solo ha presentado una solicitud para determinar la admisibilidad de la extradición. Primero, en algún momento previo a que haya un veredicto, deberían poder hablar los abogados de Puigdemont. Y todo esto puede llevar un tiempo, si Llarena no se retira, tal y como sugiere la sala penal alemana.

(Pie de foto: El Tribunal Supremo parece que se ha metido en un callejón sin salida.)

Artículo original de Ralf Streck.

Traduït per CANAL REPÚBLICA
@CanalRepublica
canalrepublica@protonmail.com

 
Descarga el pdf Noticia original
 

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblr

Share this Post

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*