SEÑOR JUEZ, USTED ME HA CONVERTIDO EN UN PRESO POLÍTICO

Jordi Turull, Conseller de presidencia, desde la prisión de Estremera.

Es la primera vez que un magistrado decide qué diputado se puede votar como presidente y cuál no.

Si algo tienes en la prisión es tiempo. Estos 27 días he leído, hoja tras hoja, todos los documentos de esta instrucción. Todos. Y la conclusión que extraigo es que este proceso no va de impartir justicia con todas las garantías, si no que este proceso va de política y va de escarmiento. De una política y un escarmiento que amenaza derechos básicos como la libertad de expresión, la libertad de reunión y la libertad de manifestación. Este proceso es un ataque a los pilares básicos del parlamentarismo democrático.

El acto de procesamiento muestra una falta de rigor muy preocupante. Se me atribuyen actuaciones como Conseller cuando aún no era Conseller. Hay tweets y declaraciones que no se corresponden ni con el día ni con la noticia con la cual se vinculan.

Es de una parcialidad nunca vista. Se basa en informes de la Guardia Civil absolutamente condicionados, creados al servicio de un acto de procesamiento hecho a medida, a la carta, que sustenta la rebelión en hechos que están protegidos por la ley, hechos normales y habituales como las reuniones entre grupos parlamentarios y partidos políticos, actos, conferencias, mítines políticos para explicar posiciones, o críticas políticas al gobierno central.

Ahora bien, es tan tendencioso lo que aparece, como llamativo lo que no aparece.

Miles de declaraciones apelando al diálogo y el pacto con el Estado. Llamadas al pacifismo, multitudinarias manifestaciones pacíficas sin ningún incidente. De todo esto no aparece nada de nada. Tampoco dice nada de las demandas hechas el 1 de octubre para que se votará allí donde no hubiera policía, ni del censo universal. No aparece ninguna referencia a la violencia policial, todos los medios de comunicación del mundo lo denunciaron y aquí no aparece ni una sola línea. Como decía, falta de rigor y parcialidad. Y esto no es opinable, es directamente constatable.

Si todo esto es grave e injusto por sí mismo, para mí lo más grave es que estamos asistiendo a un cruce de poderes. Ya no es una falta de separación de poderes, si no un cruce de poderes. Con sus decisiones y con lo usted escribe, señoría, está diciendo como y, sobre todo, con quién debe ser el futuro político e institucional de Cataluña. Así de grave y así de cierto. ¿Justifica nuestra prisión “para garantizar el retorno a un autogobierno acertado”?¿Qué considera “acertado” para su gusto? ¿No es acertado lo que votan los ciudadanos?¿No es acertado a quien votan?¿No es acertado eso que libremente deciden votar los diputados en el Parlamento de Cataluña?

En la cárcel también me he preguntado

qué ha cambiado des del 4 de diciembre, cuando se me dictó libertad provisional, al 23 de marzo, cuando nuevamente se me dicta el ingreso a la cárcel. Que hemos hecho? He incumplido el deber de asistir semanalmente a los juzgados? No.He votado en el Parlament Algo prohibido por el Tribunal Constitucional? No. He intentado no comparecer cuando he estado requerido? No. Que novedades me han podido afectar? Qué hechos objetivos? Pues tres hechos nuevos: Primero: no he renunciado a mi actividad política y he estado elegido diputado al Parlament. Segundo: Ha habido una nueva mayoría absoluta del independentismo. Tercero: fue propuesto candidato a la presidencia y realice el primer debate de investidura.

El acta de procesamiento se precipitó en medio del primer y segundo debate. Es casualidad? Todos los medios publicaron que después del intento de investir a Jordi Sánchez el siguiente candidato sería yo. Usted nos citó en 48/72 horas y ordenó la entrada a la cárcel. Cárcel para todos a los que ordenó libertad provisional? No. Solo para los que no hemos renunciado a la actividad política activa, a los diputados.

Usted, señoria, me impidió asistir al segundo debate de investidura

y someterme a la votación que me habría permitido ser president de Catalunya. Mi compromiso en sede parlamentaria de iniciar una etapa de dialogo, dialogo y dialogo no garantizan, para su gusto un ” acertado retorno del autogobierno a Catalunya? En mi discurso de investidura hubo algún elemento, afirmación o propuesta que pueda conllevar una “hipotética reiteración delictiva”? No, en ningún caso.

Aqui es cuando llegamos a su argumento más novedoso, sublime y rompedor. Su argumento para impedir asistir al debate de investidura y ordenar nuevamente mi ingreso a la cárcel. Usted escribe que “mi esfera psicológica interna no permite asegurar el respeto a las decisiones de este instructor”; es decir, de usted. Tiene usted, señoría, algún informe forense que haya accedido a mi esfera psicológica que sostenga estas afirmaciones? No soy consciente de haberme sometido a ningún examen psicológico. El análisis y conclusiones de este tipo necesitan ciencia, le pido, por favor, el informe. Por que hasta el momento no he incumplido ninguna de sus condiciones para mi libertad condicional.

Usted, además, cuando apunta y escribe que declararse inocente ha de ser penalizado, me penaliza por declararme inocente, esta sería otra gran novedad que usted introducirá en el sistema penal español. Pero,está claro, corresponde al legislativo este cambio rotundo, no a usted!.

Usted ha vulnerado mis derechos políticos

impidiéndome realizar el segundo debate de investidura. Y además de vulnerar mi derecho, ha vulnerado el derecho que tienen los diputados de poder votar el presidente entre los diputados con pleno derecho del Parlamento.Dado que a los que ellos quieren votar para su gusto no garantizan un “correcto retorno del autogobierno”, les priva de sus derechos. Es la primera vez que un magistrado decide a qué diputado se puede votar y a cual no. Hasta ahora era un competencia del president del Parlament a propuesta de los grupos parlamentarios.Quien debería de hacer política, el gobierno español, es quien nos informa de cuándo, cómo y por que seremos juzgados y condenados. Y quien debería de impartir justicia es quien decide cómo y con quien ha de retornar el autogobierno político a Catalunya. Un auténtico cruce de poderes.

He sido miembro del gobierno solo tres meses. Un gran honor. El gobierno decidió hacer un referéndum, sí. Un hecho expresamente despenalizado, que no es delito penal. He sido durante muchos años y soy, diputado al Parlament de Catalunya. También un auténtico honor. El Estatuto de Autonomía de Catalunya, una ley orgánica del Estado, establece que los diputados somos inviolables por nuestras opiniones y votos.

Esta instrucción no tiene en cuenta estos elementos, es más, o bien los ignora o bien los combate. No hay nada en esta causa, nada, que sostenga mi participación en un delito de rebelión. Nada. Y estoy preso. No se si cuando entré a la cárcel en Noviembre era un preso político pero a partir del mes de Marzo, por todo el que le he dicho y argumentado, usted me ha convertido en un preso político. Dado que no garantizo a su gusto un retorno correcto del autogobierno y podría ser presidente, me ha enviado a la cárcel.

Si el que busca este atropello y este escarmiento es que renuncie a mis ideales políticos, que siempre han estado pacíficos y democráticos,

y a mis compromisos con los ciudadanos, ya le digo que no lo haré. Si pretende que deje de ser independentista, no lo haré. Prefiero soportar esta grave injusticia por cruel que sea para mi y para mi família que renegar y renunciar a mis convicciones e ideales, avalados por todas las leyes para defenderlos. Señoría, no atendré su sublime invitación a dejar la política y mi compromiso con Catalunya. No es así cómo se solucionará el conflicto político que hay en Catalunya. Se solucionará haciendo política por parte de los políticos. Y también con diálogo, que es justo lo que estaba proponiendo en sede parlamentaria cuando usted me interrumpió para encarcelarme.

Señoría, reconsidere mi acusación.

Es tan grave como injusta para mis compañeros y para mi. Igual como las medidas cautelares, que son injustas y desproporcionadas. Considerarlo seria, no lo dude, la mayor garantía para un tranquilo y acertado retorno del autogobierno de Catalunya. Por que puede ser el inicio de un periodo de diálogo con el estado que seguro agradecerán y será en beneficio de los siete millones y medio de catalanes.

 

Foto: REUTERS. Jordi Turull, pensativo, durante la primera sesión de investidura como presidente de la Generalitat, hace un mes escaso

Descarga el pdf Noticia original

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblr

Share this Post

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*